Violín Paloma Valeva

Violín

El violín es un instrumento enigmático, sorprendente y provisto de un encanto natural. Suele despertar una pasión intensa, muy profunda y en algunas ocasiones, llega a ser desbordante.

Por este hecho, hemos decidido publicar el siguiente artículo, mismo que tiene como finalidad, mostrar algunos de los elementos más importantes que giran alrededor del mundo del violín, partiendo de una simple definición hasta llegar a conocer las técnicas para la interpretación de dicho instrumento .

De igual manera, deseamos invitarle a conocer nuestra colección completa de violines, desde el violín profesional hasta el violín de estudio para niños (ver diferencias entre un violín profesional y uno de estudio).

separador

Definición de Violín

La palabra violín proviene del diminutivo de viola.

Es un instrumento de cuerda frotada tocado con un arco. Cuenta con cuatro cuerdas afinadas por intervalos de quintas perfectas, un diapasón sin trastes y un cuerpo menos profundo que el de la viola (ver partes del violín). El violín es un instrumento dinámico con una gran flexibilidad en su rango tonal. Se sostiene con el hombro izquierdo, dejando libre la mano izquierda para poder acceder a las cuerdas mientras que la mano derecha sostiene el arco o vara.

Esta construido con diferentes tipos de madera (maple, ébano, pícea, palo de rosa), ensamblados y pegados entre si. El violín es el instrumento más pequeño y de tesitura más aguda dentro de su familia, misma que incluye a la viola, el violoncello y el contrabajo.

Origenes del Violín

Aunque existe una estatua en un templo de la India fabricado en el siglo XII en donde se puede ver un instrumento con forma de ocho, voluta y costillas en forma de C, se estima que el violín aparece alrededor de 1520 cerca de Milán, Italia. Pero en la actualidad, no es posible establecer con exactitud si el violín proviene de Europa o de alguna cultura oriental, dado que las distintas teorías que tratan este tema se fundan en simples hipótesis.

Si observamos la forma actual del violín, se puede inferir que sus predecesores fueron instrumentos de tapas planas como la guitarra o de formas compuestas, es decir, con tapas planas y fondos curvados como el de la mandolina. Se piensa que algunos antecesores lejanos del violín pueden ser el nefer egipcio, el ravanastron indio y/o la lira griega.

En la segunda mitad del siglo XVI el violín aparece con las mismas características que tiene actualmente. Existe cierta indeterminación sobre el origen del violín entre las ciudades de Brescia y Cremona, Italia. Se cree que el primer luthier que fabricó un violín pudo ser Giovan Giacobo Dalla Corna o Peregrino Zanetto de Montichiaro. Contrariamente a lo que dice la literatura del siglo XIX, nada puede afirmar que Andrea Amati o Gasparo Da Salo fueron los primeros en fabricar un violín.

A partir del siglo XVI se fabricaron violines con intensidad tanto en Italia como en Alemania. Se forjó el prestigio de las escuelas de Cremona y Mittenwald. La primera, con nombres tan ilustres como los de Juan Pablo Maggini y Andrea Amati, mismos que inauguran una verdadera dinastía en la fabricación de violines e instrumentos de cuerda frotada, los hermanos Ruggíeri y Guarneri, y sobre todo, el más célebre fabricante de violines, Antonio Stradivari, con quien el violín llega a su perfección. La escuela de Mittewald llegó a su apogeo con Jacobo Steiner y los hermanos Klotz, Matías y Sebastián, discípulos de Amati.En un registro de la Tesorería General de Savoie (Francia), existe una una mención en donde se hace alusión al violín. Dicho documento que data de diciembre de 1523 dice: por el pago de prestaciones “Trompettes et vyollons de Verceil”. Cabe señalar que existe un violín fabricado en 1522 por Peregrino Zanetto de Montichiaro, cerca de Brescia, Italia.

En 1956 en Lyon, Francia, Philibert Jambe de Fer realizó una de las primeras descripciones del violín y de su afinación por quintas. Dicha descripción figura en su epítome musical de tonos, sonidos y acordes.

El violín es totalmente contrario a la viola… Nosotros llamamos viola, aquellos instrumentos con los cuales los caballeros, mercaderes y otra gente de virtud, pasan su tiempo… El otro se llama violín y es el que se usa en bailes populares.

Philibert Jambe de Fer.

El violín, pese a que era considerado como un instrumento corriente y de calle, obtuvo rápidamente la aceptación de todas las clases sociales en Europa. Se convirtió en un instrumento de la cultura popular, y al mismo tiempo, en un instrumento apreciado por la alta nobleza.

Composición y Accesorios de un Violín

El violín esta compuesto de tres partes en donde se montan varios accesorios al mismo tiempo (ver partes del violín). En primer lugar esta la cabeza. En esta sección encontramos la voluta y el clavijero. El segundo componente es el cuello o mango, y por ultimo, el cuerpo del violín, en donde encontramos las bóvedas y las efes.

La Cabeza Del Violín

 

La función principal de la cabeza del violín es la de sujetar las clavijas, mismas que a su vez, permiten fijar y modificar la tensión de las cuerdas. En esta sección encontramos el característico espiral del violín. Cabe mencionar que dicho espiral tiene una función completamente estética y que no es la única forma que podemos encontrar. Es común que algunos lauderos o luthiers tallen la voluta con formas distintas, tales como, cabezas de león, dragones, personajes ilustres etc.

El Mango Del Violín

 

El mango del violín es una pieza que juega un gran importancia al momento de interpretar el instrumento. Es en esta sección donde el violinista realiza los desplazamientos de la mano para digitalizar las notas requeridas. Su fabricación y montaje debe ser realizado con suma atención. A demás, es la pieza responsable de unir la cabeza con el cuerpo del violín y es la zona en donde se fija el diapasón (zona en donde se digitalizan las notas).

El Cuerpo Del Violín

 

En el violín clásico, el violín barroco y el violín electroacústico, la función esencial del cuerpo del violín es la de crear una caja de resonancia que permita amplificar las vibraciones originadas por las cuerdas. En el violín eléctrico, el cuerpo del violín sirve unicamente como estructura para sostener algunos accesorios, como por ejemplo, el cordal y el puente (ver partes del violín).

La cara superior de la caja de resonancia del violín es conocida como tabla de armonía o tapa. Tiene una estructura bombeada y en ella encontramos las efes. En la cara inferior encontramos el fondo o espalda. Al igual que la tabla de armonía, cuenta con una estructura bombeada pero ligeramente menos pronunciada. A los lados encontramos las costillas, mismas que tienen como fin, unir la espalda del violín con la tapa. En el interior de la caja de resonancia encontramos dos elementos que son de vital importancia para obtener un sonido adecuado: el alma del violín y la barra armónica.

Los Accesorios Del Violín

 

Los accesorios del violín son todos aquellos elementos que podemos cambiar o modificar para facilitar el juego o tener alguna incidencia en la estética del instrumento. Comenzando por la cabeza del violín los accesorios son: las clavijas, el puente, el cordal, los tensores de afinación, la mentonera, el botón y las cuerdas.

Normalmente las clavijas, el cordal, la mentonera y el boton van en conjunto, es decir, todos estos accesorios cuentan con el mimo diseño. Para estos elementos existe un garn numero de materiales y de calidades. Los lauderos o luthiers procuran utilizar maderas duras con la finalidad de prolongar lo más posible su durabilidad. El puente es una pieza esencial en el violín. Es el responsable de transmitir las vibraciones de las cuerdas hacia el interior de la caja de resonancia. Suele ser de maple y existe una gran gama de calidades.

Cabe señalar que el puente de un violín debe estar bien ajustado al instrumento por un luthier calificado. Aunque es verdad que existen diferentes calidades de puente, si contamos con un buen ajuste nuestro violín sonara adecuadamente. En sentido inverso, podemos llegar a tener el mejor puente del mundo pero si éste no esta bien ajustado nuestro violín tendrá, sin duda, un sonido inapropiado.

Las cuatro cuerdas son la parte del violín que, puestas en vibración por el arco o por los dedos producen el sonido. Las cuerdas del violín, de la más grave a la más aguda, están afinadas por quintas de la manera siguiente: Sol, Re, La y Mi. Existe un gran numero de marcas, calidades y modelos en el mercado. Las hay para intensificar la calidez y la riqueza tonal del violin y para fomentar e impulsar la brillantez.

Etimología De Laudería

La palabra laudería, hace referencia al arte de construir instrumentos de cuerda tales como el violín. Proviene de la palabra en francés Lutherie, misma que a su vez es procedente del árabe al-`ūd (‘laúd’). De forma general; al-`ūd significa “La Madera”.

El galicismo Luthier (palabra que define al constructor de violines e instrumentos de cuerda) ha sido adaptada en castellano y se encuentra en el avance de la vigesimotercera edición del diccionario de la Real Academia Española como Lutier.

Sin embargo, Luthier es una palabra de uso común y la podemos encontrar en los diccionarios.

Etapas de Fabricación de un Violín

La construcción de un violín es un proceso que ha cambiado poco a través del tiempo y que es considerada por muchos, como un arte en donde la madera es transformada en sonido. En la actualidad se siguen utilizando las mismas herramientas y técnicas de hace 300 años desarrolladas por los grandes maestros de la laudería.

Selección de la madera

 

Los diferentes tipos de madera que se utilizan para la fabricación de un violín son la pícea y el maple. La pícea es usada para fabricar los bloques de sujeción y la tabla de armonía o tapa. Es una madera muy ligera, resistente en sentido longitudinal y flexible lateralmente. El maple es usado para las costillas, fondo, cuello y voluta del violín. Al igual que la pícea, el maple es una madera ligera, resistente y flexible al mismo tiempo, pero sobre todo, es una madera noble y fácil de trabajar. Una de las principales características del maple, dado que la fibra crece con movimientos ondulatorios, es lo que se conoce como flameado. Esta cualidad del maple es muy valorada por los violinistas. El flameado en un violín terminado, genera un efecto visual interesante, ya que a la luz, se contrastan los diferentes tonos de la madera, y en ocasiones, las flamas parecen estar en movimiento.

Los luthiers o lauderos, procuran al momento de fabricar un violín, trabajar con madera con un largo periodo de sequedad, ya que entre más seca este la madera, mejor serán sus propiedades acústicas. Numerosas teorías han sido concebidas con respecto a este tema. Algunas han llegado a proponer que la madera de los violines creados por los grandes maestros de la laudería italiana (Stradivari,Guarneri, Amati), proviene de las vigas de las catedrales y/o de castillos, lo que habría proporcionado una vejez excepcional.

Es importante mencionar que, aunque la sequedad en la madera es importante, la densidad de las mismas también lo es. Lloyd Burckle y Henri Grissino-Mayer desarrollaron una teoría en donde suponen que la madera utilizada por los grandes lauderos italianos provenía de la época conocida como el mínimo de Maunder (también conocida como La Pequeña Edad De Hielo). Es un fenómeno conocido que tuvo lugar entre 1645 y 1715.

En esta época, tanto en Europa como en América del Norte, los inviernos fueron crudos y especialmente fríos. Según su teoría, el frio de la época modificó la densidad de la madera, puesto que los anillos de crecimiento de la madera se desarrollaron más lentamente.

Joseph Nagyvary y su equipo, analizaron la madera de cinco instrumentos de la época (entre ellos, un Stradivari y un Guarneri). En estos instrumentos de calidad acústica sorprendente, se encontró que las maderas habían sido tratadas con productos químicos. Según Nagyvery, moléculas de helicelulosa se rompieron como consecuencia de la oxidación de un pesticida. Para el investigador, la madera fue hervida en agua químicamente tratada, con el fin de proteger los violines contra las termitas, gusanos y hongos. La modificación de la estructura de la madera tuvo como resultado repercusiones inesperadas. Es importante señalar que el agente oxidante no ha sido reconocido.

Moldes, costillas y guarniciones

 

Existen dos formas tradicionales para fabricar la estructura de las costillas de un violín. Por un lado podemos encontrar el método italiano, en el que se utiliza un molde interior. Y por el otro, el método francés en donde se utiliza un molde exterior.

Tanto en el método italiano como en el francés, se pegan temporalmente los bloques de sujeción. Con la primera técnica, el molde sigue desde el interior la silueta de las costillas, mismas que más tarde, serán pegadas de forma definitiva a los bloques. Con el segundo método, la silueta de las costillas se define desde el exterior. Cuando los bloques de sujeción están conformados para definir la silueta del violín, las laminas de maple que serán las costillas del futuro instrumento, son preformadas en una plancha caliente con la finalidad de evitar que se rompan al momento de su colocación sin importar que método se utiliza.

Las costillas de un violín son 6 laminas de maple responsables de crear la estructura del instrumento, uniendo el fondo y la tapa del violín. Durante mucho tiempo se pensó que las costillas tenían, a su vez, la función de emitir vibraciones y repartirlas por la tabla de armonía y la espalda del violín, pero en los tiempos actuales esta teoría se ha descartado. Si bien es cierto que las costillas tienen una gran importancia en la transmisión de las vibraciones de la cara superior a la inferior, es más racional pensar que las costillas forman parta de la caja de resonancia y que es ésta última es la responsable de emitir un buen sonido.

Las forma de las costillas del violín se obtienen gracias al calor y a la humedad. Como comentamos anteriormente, se utiliza la plancha de doblado de alta temperatura de forma ovalada, en la cual, se colocan las laminas de maple hasta conseguir la silueta deseada.

Las costillas del violín están pegadas a los bloques de sujeción que permanecen como refuerzo estructural en el interior del instrumento. Como la superficie de las costillas en donde asentarán la tabla de armonía y el fondo es muy delgada, se instalan unas pequeñas laminas de pícea llamadas guarniciones. La única finalidad de las guarniciones es la de incrementar la superficie en donde se pegarán la tapa y el fondo del violín.

Construcción de la tabla de armonía

 

Para poder fabricar la tabla armónica de un violín, el luthier o laudero crea patrones o utiliza escantillones comerciales, tanto para el contorno de la tapa, como para las efes y la bóveda. La tabla armónica del violín se constituye de dos piezas de pícea con el fin de asegurar una simetría longitudinal con las fibras de la madera de ambos lados del eje central del violín

Una vez definida y cortada la silueta de la tapa, el luthier procede al tallado de la bóveda. Utilizando cinceles o gubias, se trazan esbozos de la curvatura y se termina con caladores de pequeña talla. La tabla de armonía del violín es pulida con lija muy fina para darle el acabado final. Para terminar, la tapa es refinada en los bordes con limas y raspadores.

Realizada la forma y la bóveda de la tabla armónica del violín, se procede a realizar la incrustacion perimetral, misma que consiste en colocar un pequeño filete de un milímetro por todo el borde del violín, tanto en la tapa como en el fondo. Normalmente son tres líneas finas que ademas de proporcionar un aspecto decorativo, tienen el rol de proteger al instrumento contra golpes en los bordes, susceptibles de ocasionar fisuras en el sentido de las fibras de la madera.

La inscrustación perimetral o filete, previene la propagación de cuarteaduras en la madera. Las dos líneas negras suelen ser de ébano. La parte blanca puede ser de acebo o de boj. En ciertos casos este último es inexistente, por lo que solo figuran las dos cintas de color negro. En alguna ocasiones, cuando el violín procede de una fabricación menos profesional, el filete suele estar pintado a mano con tinta china.

Hacer un violín requiere mucha paciencia, sobre todo cuando se trata de la graduación de los espesores. Cada una de las piezas de madera contenidas en el instrumento tiene sus propias características, al tratarse de un material natural.

Se necesita mucho tiempo para dar forma y adelgazar la tabla de armonía y el fondo. Cuando se trata del vaciado de las placas, el luthier o laudero se enfrenta a uno de los aspectos más difíciles de la elaboración de un violín.

Las efes del violín, con su curiosa forma, al parecer, ornamentales, tienen una gran influencia en el timbre del instrumento. Básicamente existe una comunicación entre el volumen de aire dentro del violín, con el aire exterior. Este ultimo, es el medio en el que las ondas circulan, siendo expulsadas desde la caja de resonancia del violín. El tamaño o la apertura de los orificios influye en gran medida en la frecuencia de la masa vibrante de aire dentro del violín, y por lo tanto, el refuerzo selectivo de ciertas notas. Las efes del violín también influyen en la flexibilidad de la tabla de armonía, y por consiguiente, afectan sus patrones vibratorios.

El diseño de las efes lo selecciona el luthier en función de sus necesidades. Existen patrones que permiten dibujar fácilmente la forma en la tapa del violín. Una vez marcadas, se perforan los orificios con un taladro pequeño, manual o eléctrico. Se cortan con una sierra pequeña de diente fino y se terminan con una navaja muy bien afilada y de punta extra fina.

Pegada en el interior de la tapa del violín, encontramos la barra armónica, un listón de madera de pícea, con una largura de 265mm para un violín entero, colocado en sentido longitudinal, que viene a situarse bajo el pie izquierdo del puente.

El papel que desempeña la barra armónica en el violín es muy importante, ya que, sostiene y refuerza la bóveda de la tabla de armonía, para que la madera pueda soportar sin hundirse, la presión del pie izquierdo del puente. Sirve para repartir las vibraciones de la tapa por toda la caja de resonancia y por último, influye directamente en la calidad del sonido.

Es muy importante que la fibra de la barra armónica se encuentre pegada en el mismo sentido que la tapa del violín.

Construcción del fondo del violín

 

El fondo del violín puede ser de una o dos piezas. Dicha selección esta a criterio del luthier o laudero al momento de concebir el violín.

Se fabrica con maple y el proceso es el mismo que para la tabla de armonía, es decir, se selecciona la madera deseada, se traza el diseño de la espalda, se talla la bóveda, se cava el espesor y se le agrega la incrustación perimentral o filete.

Cabe mencionar que cuando el fondo y la tabla de armonía del violín están construidas de dos piezas, el luthier o laudero coloca siete taquetes (pequeñas piezas de madera) en el interior del instrumento al nivel de la junta central con la finalidad de consolidar y reforzar ambas partes.

Armado del cuerpo del violín

 

Una vez listo el fondo, la tabla de armonía y la estructura del cuerpo del violín, se procede a su ensamble. Si se ha utilizado el método italiano de construcción, se debe pegar el fondo del violín antes de desmoldar las costillas. Si se ha utilizado el método francés, se desmolda la estructura antes de pegar el fondo.

Sin importar que método ha sido utilizado, una vez que se ha desmoldado el futuro violín, procedemos a la fijación de la tabla de armonía. Esta, al igual que el fondo, se pega y se prensa perimetralmente para asegurar que no se muevan las partes. Es importante señalar que la unión, tanto de la tapa como la del fondo del violín con la estructura, debe asentar perfectamente. Con otras palabras, no debe existir en ningún lugar alrededor del cuerpo del instrumento holgura alguna. La caja de resonancia debe ser lo más hermética posible para que la única fuga existente de sonido sea por las efes.

El Mango Del Violín

 

Se trata de una pieza fabricada en maple que termina en la cabeza del violín, decorada con un ornamento en forma de espiral o de caracol, mejor conocida como voluta. En la construcción barroca y clásica, justo hasta 1800, el mango del violín estaba ajustado y clavado contra el bloque interior de sujeción. En la actualidad, se encuentra empotrado y pegado

El mango y el diapasón son las ultimas piezas a realizar. La delicada etapa de concepción del mango es el tallado de la voluta, ya que el modelo a utilizar es complicado a causa del relieve (la voluta monta y al mismo tiempo gira). Una vez realizado este proceso, se talla el clavijero (lugar donde se alojan las cuerdas entre la nuez y las clavijas).

Puesta A Punto Del Violín

 

Una vez terminado el mango, diapasón y nuez en el violín, se despega el diapasón y se procede a la capa de impresión, es decir, se le da al violín una capa de primer que impide penetrar el barniz en los poros de la madera. Esta capa de impresión puede ser a base de gelatina, de clara de huevo, de aceite, etc. una vez seco el primer el violín puede ser barnizado.

Barnizado el violín, el luthier pega definitivamente el diapasón, talla las clavijas y las pone en su lugar al igual que el botón.

Prosigue el tallado y la colocación del alma, situada en la zona del pie derecho del puente. El laudero barniza el mango con un barniz muy claro y muy resistente a la fricción de la mano y al sudor de la misma. Para finalizar, se talla, se ajusta y se coloca el puente al mismo tiempo que se montan las cuerdas.

En este momento se puede considerar que el violín esta terminado, quedando pendientes solamente los ajustes de sonido necesarios.

Las Tallas Del Violín

La longitud del violín es variable. Un violín de la máxima talla es llamado entero o 4/4 y esta destinado a violinistas de talla adulta. Generalmente mide 59 cm del botón a la cabeza (ver talla de violines).

La longitud de la caja de resonancia o cofre esta comprendida entre 35 y 36 centímetros. Existe una escala no proporcional en la longitud de los violines que esta destinada a los niños. A continuación se muestra un tabla con las tallas de violín más comunes.

Nombre Caja de Resonancia
Entero, Cuatro Cuartos (4/4). 35 à 36 cm.
Violín Dama, Siete Octavos (7/8). 34 à 35 cm.
Tres Cuartos (3/4). 33 à 34 cm.
Medio (1/2). 30 à 32 cm.
Un Cuarto (1/4). 26 à 27 cm.
Un Octavo (1/8). — <  27 cm –

Interpretación del Violín

Para interpretar el violín, existen numerosas y diferentes técnicas que permiten obtener una gran variedad de sonidos y la posibilidad de explotar al máximo el instrumento. Normalmente el violín se interpreta colocando la parte inferior del instrumento sobre la clavícula izquierda, mientras que los dedos de la mano izquierda, a excepción del pulgar, se apoyan sobre las cuerdas. Con la mano derecha se sostiene el arco, mismo con el que se frotarán las cuerdas. Sin importar la laterización de la persona (derecho o zurdo), esta es la forma más común en la que se comienza a interpretar el violín. Aunque existe el violín para zurdos, son muy pocos los violinistas que lo utilizan.

Movimientos De La Mano Izquierda

 

Los dedos de la mano izquierda presionan las cuerdas contra el diapasón para poder reducir la longitud de las mismas. La longitud y la tensión, determinan la altura de la nota. La misma nota puede ser tocada en cuerdas diferentes pero con sonido de color distinto, es decir, con mayor o menor calidez. Estas diferencias son explotadas por el violinista en función de el efecto que este buscando. Es importante señalar que, como el dedo pulgar solo nos sirve como punto de apoyo, para el violín nombraremos primer dedo al indice, segundo al medio, tercero al anular y cuarto al meñique.

Desmangar:

 

Técnica esencial que consiste en desplazar la mano izquierda a lo largo del cuello del violín, lo que nos da la posibilidad de tocar notas mas agudas en la misma cuerda. A su vez, es un sistema que permite agregar dos octavas al violín.

Vibrato:

 

Es un movimiento realizado por la muñeca y por la punta del dedo en uso, de adelante hacia atrás sobre la cuerda. Así, la altura de la nota es modificada. La velocidad y la amplitud del vibrato quedan a la elección del interprete.

Trino:

 

Esta técnica consiste en alternar rápidamente dos notas separadas por intervalos que van desde la segunda menor (semitono) a la cuarta aumentada (seis semitonos). Se practica apoyando el dedo de la nota base en el diapason, mientras que los otros apoyos y dedos se recuperan en ciclos, más rápidos o más lentos en la nota alta. La distinción entre el trino y la batería se encuentra en el intervalo (tono más bajo o más alto).

Dobles Cuerdas:

 

El violinista aprende progresivamente a controlar sus dedos separadamente hasta encarnar notas diferentes sobre dos cuerdas, o a colocar sus cuatro dedos al mismo tiempo en cuerdas distintas y cambiar de posición tantas veces se necesario. Este ejercicio requiere de una gran afinación.

Pizzicato Izquierdo:

 

Pellizcar las cuerda con los dedos de la mano izquierda. Se pellizca la cuerda con el cuarto dedo si estamos tocando con el tercero, con el tercero si estamos tocando con el segundo y con el segundo si tocamos con el primero.

Glisando:

 

El dedo debe deslizar a lo largo de la cuerda ejerciendo la presión deseada. El efecto obtenido es muy característico y se puede realizar en alrededor de dos octavas, de graves a agudos o viceversa.

Armónico:

 

Ponemos un dedo en un lugar específico de la cuerda, sin apoyo, con el fin de bloquear ciertos tipos de vibración: poniendo el dedo en el centro de la cuerda, por ejemplo, estaremos en el modo fundamental; al frotar el arco, escuchamos el primer armónico una octava más alta que la nota obtenida en esta cuerda al aire. Para los de octava alta es recomendable pisar la nota fundamental con la parte lateral de la primera articulación del índice. De este modo, el cuarto dedo alcanza más cómodamente la octava de la fundamental que roza con la yema. Estos sonidos son llamados armónicos y tienen una sonoridad muy estridente.

Glisando Armónico:

 

Como su nombre lo indica, es una combinación de dos técnicas. Al realizar un glisando sin presionar la cuerda obtendremos todos los armónicos naturales y falsos de la cuerda y escucharemos silvar al violín.

Movimientos De La Mano Derecha

 

Legato:

 

El violinista frota las cuerdas con el arco sin hacer diferencia en cada nota, por lo que la interpretación es muy fluida. Idealmente, no se debe distinguir al oído la diferencia al tirar o empujar el arco. Estas dos palabras definen la ida y vuelta: tiramos cuando partimos del talón hacia la punta y empujamos cuando el movimiento es contrario.

Staccato:

 

Es una serie de pequeños golpes de forma repetitiva. Podemos hacer el staccato en una sola arqueada o alternando el sentido del arco.

Martelé:

 

Detener el arco durante un periodo de tiempo para que permita cortar el sonido, y por lo tanto, cortar cada nota. En el ataque, el arco esta pegado a la cuerda, después, aligeramos la presión súbitamente liberando el arco, jugamos con la velocidad; en cualquier posición del arco en donde decidamos efectuar el corte, solamente debemos contar con la presión del dedo indice de la mano que sostiene la bara.

La forma de la bara del arco es ligeramente curva por lo que da la facilidad y la posibilidad de efectuar diferentes tipos de saltos:

Ricochet:

 

Es cuando el arco rebota más de una vez en una sola arqueada. La velocidad es variable dependiendo del punto de lanzamiento y la altura.

Saltato:

 

Es cuando ponemos a saltar naturalmente al arco en su parte central sobre el violín, tirando y empujando rápidamente con una ligera presión del dedo indice.

Spiccato:

 

En el primer tercio o en el segundo cuarto del arco, lo hacemos saltar con un movimiento de ida y vuelta pero solo utilizando la muñeca y no el brazo entero; debe ser un movimiento sutil.

Dobles Cuerdas & Acordes:

 

El arco puede estar sobre dos cuerdas vecinas al mismo tiempo, y podemos tocar dos partes diferentes simultáneamente. El violinista puede, apoyando un poco más, poner en relieve tres cuerdas casi en el mismo plano tocando un acorde de tres notas, casi en el mismo momento

Pizzicato:

 

El violinista pellizca las cuerdas del violín con los dedos de su mano derecha. Esta técnica es gerneralmente utilizada en acompañamientos y en piezas de jazz.

Col Lengo:

 

No son las crines del arco las que se ponen en contacto con las cuerdas del violín, sino la madera del arco. El efecto obtenido al frotar las cuerdas no tiene mucho interés ya que es casi imperceptible. En ocasiones se trata más de pegarle a la cuerdas que de frotarlas ya que podemos obtener un aspecto de percusión. Esta técnica se hizo famosa gracias a la pieza Marte en la obra Los Planetas de Holst.