Los armónicos en el violín

Armónicos en el violín

Dentro del estudio permanente del violín, una faceta técnica importante es el estudio de los armónicos en el violín, ya que en ellos, se desarrolla una poderosa sensibilidad en los dedos que los ejecutan y gran dexteridad en la mano derecha gracias al aprendizaje de todas las graduaciones del arco en las cuerdas, mismas que nos ayudarán para otro tipo de ejecuciones. Tan pronto se habrá empezado esta fase, los dedos despertarán un instinto táctil completamente autónomo, es decir, tantean, corrigen, y hallan por si mismos el punto justo donde sonará el aflautado.

Los Armónicos Artificiales Simples

Para los de octava alta es recomendable pisar la nota fundamental con la parte lateral de la primera articulación del índice de la mano izquierda. De este modo, el cuarto dedo alcanza más cómodamente la octava de la fundamental que roza con la mitad de la yema.

El dominio y práctica de los armónicos en el violín constituye una aportación más a la gama expresiva del instrumento; es por encima de todo otro motivo, un ejercicio de innegable validez para dar maleabilidad a los cuatro dedos, acostumbralos a variadas distensiones y a independizar su tacto entre sí.

Algunos ejercicios recomendados de armónicos en violín:

Escalas simples en todos los tonos mayores y menores, dando a cada nota una arqueada entera. Empiece por el armónico más bajo, es decir, por el de octava de la nota fundamental, pase después al de quinta de la nota fundamental y continue con él de cuarta de la nota fundamental.

Los armónicos dobles se pueden practicar con las escalas de terceras, sextas, octavas y décimas en todos los tonos, mayores y menores. Las variadas digitaciones para los dobles armónicos de estas escalas, unos naturales y otros artificiales se hallan en casi todos los métodos. Lo más recomendable es utilizar lo menos posible los armónicos naturales para este caso y usar más artificiales. Los artificiales, con excepción de los de tercera les aventajan en justeza y seguridad.

Los Armónicos Naturales

Estos armónicos en el violín no pueden ser utilizados en pasajes de alguna vivacidad, como no sea en los tonos que abunden los sonidos abiertos, entiéndase armónicos de un solo dedo. El armónico natural, por más que parezca extraño, tiende a fallar, especialmente los que suenan a una distancia de tercera. Los armónicos que ofrecen todas sus garantías de seguridad son los artificiales sonando a una cuarta o una quinta del dedo que pisa.

El Trino de Armónicos

El trino de armónicos en el modo menor se ejecuta pisando una nota con el primer dedo, trinando al semitono superior con el segundo, mientras el cuarto roza la cuerda, no como para los armónicos artificiales corrientes a la distancia de una cuarta justa, sino a la de una cuarta aumentada.

Después de su lectura de los armónicos en el violín, puede visitar la boutique de nuestro taller aquí.